Home   Programas   Pre-Escolar

Pre-Escolar

El programa académico de nuestra escuela en el nivel pre-escolar, es uno completamente basado en el Sistema Montessori. A continuación damos una breve descripción de lo que es el sistema y como se trabaja en el mismo.

La Metodología Montessori comenzó en Italia y es tanto un método como una filosofía de la educación. Fue desarrollada por la Doctora María Montessori, a partir de sus experiencias con niños en riesgo social. Basó sus ideas en el respeto hacia los niños y en su impresionante capacidad de aprender. Los consideraba como la esperanza de la humanidad, por lo que dándoles la oportunidad de utilizar la libertad a partir de los primeros años de desarrollo, el niño llegaría a ser un adulto con capacidad de hacer frente a los problemas de la vida, incluyendo los más grandes de todos, la guerra y la paz. El material didáctico que diseñó es de gran ayuda en el período de formación preescolar.

Es difícil actualmente comprender el impacto que tuvo María Montessori en la renovación de los métodos pedagógicos a principios del siglo XX, pues la mayoría de sus ideas hoy parecen evidentes e incluso demasiado simples. Pero en su momento fueron innovaciones radicales, que levantaron gran controversia especialmente entre los sectores más conservadores.

El currículo del Método Montessori está dividido en las materias básicas: lenguaje, matemáticas, vida práctica, sensorial, ciencias y estudios culturales. Cada área tiene una seria de materiales que desarrollan las diferentes destrezas en cada niño.

El Método Montessori está basado en las necesidades del niño. Investigaciones han demostrado que las mejores predicciones del éxito futuro es cuando se tiene un sentido positivo de la autoestima. El programa Montessori está basado en la propia dirección, actividades no competidas, ayuda al niño al desarrollo de la propia imagen y la confianza para enfrentar retos y cambios con optimismo. El pequeño depende del adulto para muchas cosas, pero para él lo más importante es que se le escuche y se le demuestre que él es importante para el adulto. Dentro de sus límites de desarrollo de acuerdo a las capacidades de su edad, el niño puede escoger el trabajo que más llame su atención y despierte su interés en ese momento. Al hacer esto, el niño demuestra su sentido de libertad y su derecho de espontaneidad. Gradualmente el niño adquiere un fuerte sentido de independencia, seguridad y confianza en sí mismo a medida que sus habilidades aumentan. El método Montessori está basado en el amor natural que el niño tiene por aprender e incluirá una eterna motivación por aprender continuamente. Esto ayudará al niño en su crecimiento natural y evitará forzarle a hacer algo para lo cual no está listo. El método le provee al alumno la posibilidad de escoger el material en el cual él quiere trabajar dentro de un entorno atractivo y libre del dominio del adulto en el cual el niño puede descubrir su propio mundo y construir por sí mismo su mente y cuerpo dentro de las siguientes áreas: vida práctica (aprende a cuidarse a sí mismo y su medio ambiente), sensorial (desarrollo de los sentidos y entendimiento del mundo a su alrededor), lenguaje, geografía, matemáticas, ciencias, música, arte y  baile.

Cuando hablamos del área de sensorial estamos hablando de aquellos materiales que atañen el desarrollo de los cinco sentidos y el desarrollo físico (motor fino y grueso). Es a través de los sentidos que el niño aprende a conocer el mundo que lo rodea. Por esta razón el refinamiento de estos es importante, son fundamentales para el aprendizaje (actividad intelectual).

Esta área consta de materiales que educan y refinan los sentidos del niño, ya que el niño va aprendiendo a reconocer similitudes y diferencias entre objetos parecidos. Siendo esto muy importante para el dominio del trabajo posterior (involucra lenguaje y matemáticas).

El principal propósito de los ejercicios sensoriales es que el niño se entrene a sí mismo hacia la observación, para así ser guiado a hacer comparaciones entre objetos, razonar, formar criterios y decidir.

Los aspectos que debe identificar el niño visualmente son: tamaño, forma y color. Con el tacto son: textura, temperatura y presión. Con respecto al sentido auditivo son la intensidad y timbre. Los aspectos a identificar con el gusto son: salado, dulce, ácido y amargo, siendo éstos los sabores básicos. Finalmente el niño tiene que identificar por medio del olfato gran variedad de olores y fragancias.

Es importante señalar que todas las áreas del sistema Montessori pero en especial matemáticas, lenguaje, vida práctica y sensorial tienen un gran desarrollo motriz. En todas esas áreas hay materiales específicos para el desarrollo del musculo fino y grueso.

El área de lenguaje en el método Montessori prepara al niño y niña para la lectura y escritura, iniciar al niño y niña en la lecto-escritura y desarrollar la capacidad de expresión oral.

Los niños utilizan su dedo índice para conocer sensorialmente cada letra a través del uso de letras contorneadas con papel de lija. Esto les ayuda a reconocer las formas geométricas, al mismo tiempo que desarrolla su destreza y aprende las letras fonéticamente. Luego se sustituye el dedo por un lápiz para más adelante, escribir.

El aprendizaje de la lectura y la escritura se logra en el niño de forma natural. Al convivir e intercambiar experiencias con compañeros mayores que ya leen y escriben, propicia en el niño su deseo de hacerlo. Según las habilidades e intereses propios de su edad, se creará una atmósfera que favorece su desarrollo.

El desarrollo de esta área consiste en extender la habilidad del habla de todo niño, para incluir el funcionamiento con el lenguaje escrito. El desarrollo del lenguaje escrito procede generalmente en estas etapas:

  1. Desarrollo de las habilidades para aprender a escuchar / vocabulario
  2. Desarrollo de la escritura
  3. Pre lectura (composición y pronunciación de palabras)
  4. Lectura

En nuestra escuela, las actividades artísticas se integran al resto del programa de estudios. Son estilos para explorar y expandir las lecciones que se iniciaron en ciencia, historia, geografía, lenguaje y matemáticas.

El arte, la apreciación musical e historia de la música están entre tejidas con el programa de historia y geografía. El arte popular tradicional se usa para ampliar el programa.  Los alumnos participan en las canciones, danzas y movimientos creativos con sus maestros/as. Además, con las actividades y presentaciones teatrales logramos que otras épocas, culturas y músicas cobren vida y los estudiantes las reconozcan.

En el método Montessori, una de las áreas es Vida Práctica. Los materiales de Vida Práctica son materiales que representan cosas que se realizan en la vida diaria. Más que juguetes y juegos de imaginación, Montessori habló de “trabajo”.  La Dra. María Montessori creó esta área ya que ella vio un instinto natural en los niños de coger las cosas ponerlas en envases y utilizar agua. Esta área es fundamental para los niños de 3 a 4 años. Los niños están en constante movimiento. El propósito fundamental del área es desarrollar el orden, la concentración, la independencia y la coordinación; todo esto los lleva a poder trabajar en otras áreas. Es una de las áreas donde más los niños tienen la oportunidad de socializar con los pares e indirectamente realizan un juego dramático con la mayoría de los materiales de esta área. Se presta para el trabajo en grupo. Además, el área provee la oportunidad de trabajar con agua. Es importante señalar que en una escuela Montessori, los niños usan herramientas reales y hacen cosas reales, en lugar de simular.

La Dra. Montessori pensaba que la mente del niño era matemática, y estaba basada en el orden y conciencia perceptiva encontrada en el desarrollo de los sentidos de cada individuo. Los niños, al adquirir los principios matemáticos, adquieren un desarrollo lógico desde lo concreto hasta lo abstracto, y de lo simple a lo complejo. Un niño puede avanzar a los materiales de matemáticas al dominar los conceptos básicos de las áreas de vida práctica y sensorial.

En las matemáticas que se desarrollan en el Método Montessori se incluye el desarrollo de conceptos como: numeración, cantidad, fracciones, valor de posición y las operaciones básicas de adición, multiplicación, sustracción y división.

El material Montessori

El niño aprende usando siempre sus manos y mente. El material Montessori juega un papel fundamental dentro de la educación académica del niño, ya que le permite explorar el mundo de lo que lo rodea y conocerlo a través de sus cinco sentidos.

El niño aprende usando siempre sus manos y mente. El material Montessori juega un ambiente preparado debe colocar el mundo, al alcance del niño en cualquier etapa de desarrollo en que éste se encuentre en un momento dado.

Muchos de los ejercicios pueden parecer a primera vista muy sencillos, pero debemos de tomar en cuenta la visión del niño, su percepción, para él todo es nuevo y difícil.

Cada uno de los materiales tienen diferentes grados de dificultad y cuando el niño haya dominado la primera presentación, la Guía le empieza a presentar algunas variaciones del material con mayor grado de dificultad.

El niño aprende usando siempre sus manos y mente. María Montessori observó que el trabajo con las manos es una de las actividades más inteligentes y que más nutre el cerebro. Ella estaba convencida de que entre más trabajos hiciera el niño con sus manos más desarrollo intelectual tendría.

Los niños adoran trabajar con las manos y esto es una actividad importante en su desarrollo.

Además de ser sumamente variado tiene mil secretos ocultos y solo el niño trabajándolo repetidamente podrá descubrirlos, es por este motivo que el niño puede trabajar varios días con un mismo material.

Tiene la cualidad de ser sumamente atractivo al niño y logra atraer su concentración a niveles tan profundos que en muchas ocasiones está aislado a cualquier acontecimiento dentro del salón de clase. El material apoya al desarrollo del niño. El niño que se ejercita durante un largo tiempo con este material que facilita el desarrollo, no sólo continúa fortificando su actividad razonadora y su carácter, sino que ha adquirido ideas claras de un orden superior que aumenta su capacidad intelectual, y en sucesivas abstracciones espontáneas adquirirá la posibilidad de progresar de modo sorprendente.

La aptitud mental adquirida en cada uno de estos ejercicios lleva al niño a hacer observaciones ordenadas del ambiente que comprueban sus interesantes descubrimientos formando en su espíritu un nutrido conjunto de ideas claras.

Control del error

Una manera de proporcionar información instantánea. Cada actividad Montessori proporciona al niño con alguna forma de evaluar su propio progreso. Esto pone el control en manos del alumno y protege al niño de la autoestima y la automotivación. El control de errores es un aspecto esencial de la auto-educación.

 ¿Cómo funciona el material Montessori?

María Montessori tuvo la gran habilidad de crear materiales concretos para conceptos abstractos. Así el material fue creado científicamente para ayudar al desarrollo del niño.

El material de Vida Práctica

A los niños pequeños les encanta imitar a los adultos y consideran que arreglar flores, limpiar zapatos, limpiar las mesas son actividades sumamente divertidas.

El Material de Sensorial

 Los Materiales que se presenta para la educación del sentido de la vista están divididos en varias partes de acuerdo con nuestro cinco sentidos.

El material del Lenguaje

La lectura  y la escritura van de la mano. El niño aprende por medio del uso del alfabeto móvil y de las letras de lija el sonido y la forma de cada una de las letras.

El material de Ciencias

Hay innumerables cosas que pueden hacer para incrementar el conocimiento de la naturaleza y de geografía del niño.

El material de Matemáticas

La característica fundamental del nuestro sistema de números es el sistema decimal. Contamos con decenas, y para eso todos los materiales sensoriales primarios se limitan a
series de decenas, hasta que el niño tiene un conocimiento de las unidades.

Rol de la guía

María Montessori se refería a un maestro como un orientador que era el vínculo dinámico entre el niño y el ambiente. De esta forma enfatizaba la función del guía que era la preparación del ambiente, la observación y enseñarles a los niños el correcto uso de los materiales, dándoles las elecciones correspondientes. De esta manera, ayuda a los niños a enseñar, construir y perfeccionar por sí solos. Un buen guía a lo largo de toda su profesión nunca deja de aprender y crecer. Por otro lado, el/la guía debe conocer la naturaleza y objetivo de cada material de trabajo para los niños, ya que luego a través de la observación a los niños, el/la guía sabe cuál es el momento ideal para darle la presentación de algún material a los niños. El maestro Montessori debe tener la habilidad de permanecer en silencio y estando pasivo, anulando su propia personalidad para que el espíritu del niño pueda expresarse libremente. Esto se realiza sin instrucción, amenaza, permios, ni castigos.

Conceptos Básicos del Método Montessori: La Normalización

María Montessori utilizó este término para describir el proceso con el que el niño pasa de un estado de desviación, principalmente caracterizado por la ociosidad indisciplinada, a un estado normal, lleno de paz interior y orden. La mayoría de los niños al llegar por primera vez a un salón Montessori están en un estado no normalizado. La normalización se logra por medio del trabajo. Los materiales traen la normalización, atraen el interés del niño, invitan la repetición y desarrollan la concentración. La concentración es la llave para la normalización.

Las características de un niño normalizado entre los tres y seis años son:

  1. Amor al orden
  2. Amor al trabajo
  3. Concentración espontánea profunda
  4. Apego a la realidad
  5. Amor al silencio y a trabajar solo
  6. Sublimación del instinto de posesión
  7. Obediencia
  8. Independencia e iniciativa
  9. Autodisciplina espontanea
  10. Alegría
  11. El poder de actuar desde una elección verdadera y no por una curiosidad

Disciplina, Orden y Obediencia

María Montessori observó que los niños, a través del proceso de Normalización, adquirían una paz interior y un orden que se reflejaba exteriormente en la auto-disciplina y la obediencia a las reglas implantadas en un salón de clases en que estos participaban.

Mientras la normalización va tomando lugar en un niño, la rudeza y otras desviaciones antisociables semejantes van desapareciendo y van siendo reemplazadas por un orden social que funciona realmente sin que el control y las correcciones del adulto dirigente sean necesarios. Por ello, la Dra. Montessori no igualo el buen comportamiento con el silencio y la inmovilidad. Siempre señalo que la auto-disciplina debe ser adquirida por ellos mismos.

Conceptos básicos del Método Montessori: Mente Absorbente

Éste es un periodo de formación desde cero hasta los seis años de edad.  La Dra. Montessori veía a todo niño pequeño como un embrión espiritual, afirmaba esto ya que aunque este hubiera nacido fiscalmente, su vida psíquica todavía se encontraba en un periodo formativo y en un proceso de desarrollo acelerado.

Se percibía el crecimiento durante este periodo embriónico como involuntario y espontáneo, muy parecido al desarrollo de un embrión antes del nacimiento. La formación y el desarrollo espontáneos de la vida psíquica del niño en el transcurso de este periodo se podía observar (en algunos), cambios mentales muy rápidos y significativos. María sostenía que dicho periodo de crecimiento mental acelerado representaba una oportunidad única para el aprendizaje y el progreso sin esfuerzo durante los primeros años de la infancia de las personas. Por ejemplo, un niño de dos años aprende su lengua materna sin ninguna instrucción formal y sin el esfuerzo consciente que cualquier adulto tendría que tener para poder dominar un segundo idioma. Adquirir información de esta manera es una actividad natural y maravillosa para cualquier niño, ya que usa todos sus sentidos para investigar lo que se encuentra a su alrededor.

María Montessori realizó observaciones en el niño, dándose cuenta que el niño pequeño parecía tener una Mente Absorbente, es decir, una extraordinaria habilidad para absorber las experiencias a su alrededor e incorporarlas sin darse cuenta a su propia existencia, como una esponja.

De acuerdo a esto, estudios psicológicos han confirmado las teorías de Montessori, ya que después de analizar varios de estos estudios se afirmó que  la mete del niño pequeño es considerada normalmente mucho más receptiva a experiencias y a toda clase de aprendizaje, que la de los adultos o niños mayores.

Montessori sostenía que el alma de un niño se desarrolla pasando por periodos de sensibilidad cuanto tiene una inclinación natural a caminar, hablar o progresar en algún sentido. Estos periodos deben de ser fomentados, permitiendo al niño a que saque el máximo provecho de ellos mismos.

En este periodo se dividen dos fases distintas: desde cero a tres años es la primera, donde se muestra un proceso primordialmente inconsciente.  El niño es frecuentemente dominado por sus necesidades inconscientes de absorber por medio de la observación, participación y exploración. Gradualmente la consciencia está más presente y el niño comienza a decidir y dirigir con mayor conocimiento lo que debe realizar.

La siguiente fase es la etapa entre los tres y seis años, donde se realizan las acciones de una manera mucho más consciente.

La Dra. Montessori enfatizo que la mano es la principal maestra del niño, ya que para que los niños puedan aprender deben tener la concentración necesaria, y la mejor manera para que el niño se concentre es fijando su atención en el trabajo que efectúa con el tacto (sus manos).

A consecuencia del increíble potencial para el desarrollo mental sin esfuerzo, María Montessori creía que se le debía dar una gran atención y cuidado a la preparación de un ambiente ideal durante el periodo formatico (0 a 6 años). Con respecto a esto, el sistema Montessori tiene todo un equipo de materiales que permiten que los niños refuercen sus impresiones,e invita al niño a prender por sí mismo y cuando se encuentre respectivamente preparado.

Ambiente Preparado: Método Montessori

El objetivo de la educación Montessori no es el impartir conocimientos por el aprendizaje mismo, sino ayudar al niño a desarrollar sus potencialidades para que pueda confiar en su propia habilidad, para enfrentarse a lo inesperado y para solucionar nuevos problemas. Es decir, el niño debe ser ayudado a sentirse independiente en su propio mundo y a desarrollar la visión que lo ayudará como adulto a conservar el medio ambiente, de tal modo que pueda continuar la interminable, creativa y gigantesca tarea cósmica.  María Montessori se refiere a ambiente preparado, al salón de clases de los niños y la disposición de los materiales que los rodean. Se enfatiza que la belleza y el orden en apariencia de los alrededores, es muy importante para fomentar el desarrollo normal del niño ya que la Normalización sucede mediante el trabajo que se elabora con los materiales especiales, es esencial que los distintos materiales se hallen disponibles de forma ordenada.

Debido a que el niño posee una mente absorbente, absorbe inconscientemente su ambiente, por ello es necesario proveer de un ambiente casi perfecto de aprendizaje para el desarrollo de todo niño. El ambiente es preparado con el uso de aparatos didácticos, actividades variadas que reflejan todos los aspectos del desarrollo de niño, y éstas deben de ser placenteras y adecuadas para la necesidad, tamaño e interés de todo niño.

La estructura del aula Montessori permite a cada niño individual, una libertad de movimiento dentro de las reglas básicas establecidas, diseñadas para proteger los derechos de todos. Dentro del ambiente Montessori intervienen los materiales, éstos son variados y están diseñados para ayudar a cada individuo a desarrollar y perfeccionar sus propias habilidades. Estos materiales son sólo símbolos, actuando como auxiliares, de la auto construcción del niño.